AppsFlyer analiza las claves para triunfar con las campañas publicitarias en estos JJOO 2024

undefined

Con el planeta expectante a las puertas del inicio de los Juegos Olímpicos de Verano 2024 en París, un acontecimiento paralelo se vive en el mundo del marketing y la publicidad. Los jugadores olímpicos, sus victorias, experiencias y todo lo que engloba este acontecimiento, se relaciona directamente con campañas de publicidad y estrategias de marketing en donde las marcas también luchan por el primer puesto. Una vez más, las marcas deben saber aprovechar este momento y posicionarse por originalidad, espacio, ruido y, el objetivo final, beneficios económicos, intentando colocarse en el gran podio olímpico. 

Los grandes eventos deportivos atraen a millones, e incluso cientos de millones, de personas y son vividos con gran emoción. Desde la Superbowl, hasta los mundiales de fútbol, la inminente EuroCopa 2024 o los Juegos Olímpicos de París de este año, estos grandes macroeventos deportivos representan oportunidades irrepetibles de exposición e inversión para las grandes marcas, pero al igual que en el mundo del deporte, los profesionales del marketing necesitan estar entrenados y preparados, ya que la competición es salvaje. Edik Mitelman, responsable general de Privacy Cloud de AppsFlyer, la plataforma de atribución móvil elegida por las marcas líderes en todo el mundo, analiza las claves para conseguir la victoria con tu campaña publicitaria sin perder de vista algo tan importante como la privacidad.

Los Juegos Olímpicos de Verano reducirán aún más la distancia entre el acontecimiento deportivo presencial y las compras directamente inspiradas por la experiencia olímpica. Una vez más, las marcas se benefician del auge omnipresente del panorama mediático. Quienes quieran aprovecharlo de forma sostenible ahora y en el futuro, no deben pasar por alto que solo es posible mediante un intercambio de datos respetuoso con la privacidad.

Para analizar ejemplos, merece la pena echar un vistazo al otro lado del charco y seguir de cerca la evolución de la industria publicitaria en Estados Unidos. Un buen ejemplo es el nuevo formato publicitario de las Concesiones Virtuales de la NBCU, en donde mientras los espectadores siguen a los atletas, pueden pedir aperitivos, bebidas y merchandising, todo a través de códigos QR que aparecen en las pantallas durante la retransmisión del programa. 
Sin embargo, gestionar este tipo de experiencias personalizadas sin infringir la privacidad de los espectadores es un reto importante. Aquí entra en juego las plataformas avanzadas de colaboración de datos, capaces de garantizar el no abuso de los datos sensibles de los usuarios y habilitando formatos innovadores. 

Las Concesiones Virtuales son solo una muestra del potencial global. Los Juegos Olímpicos de París son el momento perfecto para que las marcas puedan lucirse en innovación sin dejar de lado lo referente a las normativas de privacidad. Un reto importante es ofrecer experiencias personalizadas sin infringir políticas de privacidad, garantizando que no se abuse de los datos sensibles de los usuarios y, a la vez, permitiendo innovar en ideas y formatos.

La sinergia necesaria para crear estas experiencias personalizadas en los Juegos Olímpicos de París 2024 se basa en el uso de tecnologías de mejora de la privacidad (PET), como son las salas limpias de datos y la privacidad diferencial. Es necesario que haya un entorno en donde anunciantes, cadenas de televisión y minoristas puedan colaborar en espacios seguros y controlados en donde los datos puedan cotejar y analizar sin dar acceso directo a los mismos y garantizando el cumplimiento de la normativa sobre privacidad y la confianza de los consumidores. No olvidemos que al igual que en el deporte, el juego limpio también es indispensable cuando hablamos de privacidad. 

Las opciones son múltiples, esto podría significar que alguien animase a su equipo nacional y a su vez pudiese recibir notificaciones push en sus dispositivos cuando su atleta favorito estuviese a punto de competir y tuviese la oportunidad de adquirir productos en ese mismo instante. Es el momento perfecto para sacar el lado creativo con ideas innovadoras, pero sin dejar fuera de juego a la protección de la privacidad de los consumidores.

“Los Juegos Olímpicos son el gran acontecimiento deportivo que reúne a todos los países del mundo, multiplicando de manera masiva la atención del público en cada una de las pruebas físicas que se emiten. Para los anunciantes, es un momento muy jugoso que se debe aprovechar de la manera correcta, siendo innovador, pero sin perder la confianza de los consumidores ni poniendo en riesgo la privacidad de sus datos”, comenta Netta Lev Sadeh, Managing Director de EMEA-SANI de AppsFlyer.

Como siempre, los profesionales del marketing podrán convertirse en las grandes estrellas de sus marcas si consiguen lograr el equilibrio perfecto entre creatividad, eficacia y privacidad dentro de sus campañas. El espectáculo debe continuar, pero sin olvidar nunca la privacidad del usuario.